Historia 1915-1930

LOS ORIGENES

La historia de nuestro club tiene un orígen distinto al de la mayoría de las otras entidades, circunstancia esta que ya lo hace único. En efecto, mientras otras instituciones se fundaron con el deliberado propósito de practicar fútbol, El Porvenir, merced a la felíz iniciativa de un grupo de jóvenes deportistas -muchos afirman que eran inmigrantes de tendencia anarquista- fué creado exclusivamente para la difusión de la lucha greco-romana, deporte que contaba con muchos adeptos en los albores del siglo XX.

Después de infinidad de reuniones previas, las bases de la nueva entidad quedaron definitivamente echadas, el 12 de setiembre de 1915. Una vez que la creación de la institución quedó planteada, en memorable asamblea se procedió a la elección de la Comisión Directiva la que fue presidida por el señor Vicente Gioffre, uno de los luchadores que en su momento gozaron de gran reputación entre los aficionados a la lucha greco-romana. Dicha reunión se realizó en el marco del antiguo Almacén del Correo que los protagonistas solían frecuentar en Av. Galicia al 700 del barrio de Villa Porvenir, en Avellaneda y allí se conformó la primera Comisión Directiva que además del mencionado Vicente Gioffre; contaba con Enrique De Roberts -Vicepresidente-; Juan Asprea -Secretario-; Alejo Parga -Prosecretario-; Antonio Arán -Tesorero-; Agustín Fernández -Protesorero-; José Teodoldi; Roque Malpede; Adolfo Costamagna; Florencio Cousiño; Manuel Azurey y Rómulo Giudicelli -Vocales- y Clemente Barcena y Pacual Campana -Revisores de Cuentas-. Otros nombres que acompañaron los primeros pasos del Porve y no podemos dejar de soslayar son los de los hermanos De Aquila; J. Salas; L. Villanueva; J. Fenoglio; P. Paramidani; M. Martínez; J. Gramarei; S. y L. Ignatti; M. Ares; E. Castro; J. Martínez; A. Esquerra y A. Santalla.

Pero quedaba elegir aun el nombre que acompañaría al club hasta el día de hoy y dicha responsabilidad fue delegada en el señor Presidente Vicente Gioffre, quien no dudó en homenajear a la barriada que estaba viendo nacer al club y por lo tante se optó por apoyar en forma unánime la decisión y así quedó decretado el nombre de CLUB EL PORVENIR. Así, ese barrio humilde de casas de chapa y de madera, con habitantes en su mayoría inquilinos y de clase obrera, ya tenía su propio club por quien volcar las mas alegres sonrisas y las mas tristes lágrimas. Pero para dar el primer paso en serio, el club necesitaba colores y se decidió adoptar los del Club Sunderland, que por aquellos años visitaba nuestro país en gira promocional, algo muy común para los equipos ingleses de aquellas épocas.

Estos hombres, todos ellos amantes del deporte, comenzaron a trabajar a destajo en el engrandecimiento de la institución que impulsaron. Con el mayor de los romanticismos, se destacaron por su tenacidad hombres como Vicente Gioffre; Roberto De Roberts; Manuel Azurey; José Grimarey y Antonio Arán entre otros . . . Las primeras victorias del club, llegaron obviamente en el campo de la lucha greco-romana, gracias a contar con un plantel de luchadores de primera fila, no solamente a nivel zonal, sino también en Capital Federal y en el interior del país. Se fueron erigiendo así, las figuras de Gioffre, Giudicelli, Tedoldi, los hermanos Malpedi, De Simone, Costamagna, Campana y Abrani, escribiendo las páginas más gloriosas del Porve en este deporte hoy ya casi extinto.

Las jornadas realizadas bajo el auspicio del Club El Porvenir, alcanzaron celebridad insospechada. Verdaderas legiones de aficionados concurrían al cine “La Mosca” donde el club desarrollaba sus actividades, agotándose las entradas por la gran demanda de la afición. Atrás había quedado aquella colchoneta en el café “Tito” frecuentado por sus fundadores y donde los sueños aun eran sueños para dar paso a los cada vez mas importantes festivales de “La Mosca”. Pero la popularidad de este deporte finalmente decayó en nuestra institución y con ello también fue perdiendo presencia a nivel nacional, ya que la pérdida de El Porvenir entre los clubes cultores de este deporte impactó de lleno en el futuro de esta disciplina pasando a quedar muy relegada con nuevas actividades como por ejemplo el fútbol.

SE INICIA EN EL FUTBOL

Corría el año 1917 y el deporte que importaran los ingleses, el foot ball, tenía cada vez más popularidad, llegando a ser el primer deporte en la predilección de la gente y esto no escapó a nuestro club, que por iniciativa del socio Camilo Iglesias decidió adoptarlo con vistas a la temporada de 1918. Por aquellos años, la entidad rectora era la Asociación Argentina de Football que había quedado conformada tras el cisma de 1915 donde se unieron la Asociación y la Federación separadas en 1912. Inscribe un equipo en la Segunda División que era la tercera categoría en importancia, detrás de la Primera División y la Intermedia. Luego de la citada Segunda División -donde El Porve militaría-, estaban la Tercera A; Tercera B; Cuarta, Quinta y Sexta.

Pero el primer obstáculo era conseguir cancha, ya que no poseía estadio propio por lo que comenzó utilizando la del Club “Sígueme Si Puedes”, ubicada en el Camino o Av. La Plata (hoy Cabildo) entre Santa Fe y Catamarca, dando los fondos a la calle Paraguay. En su primer torneo oficial, ocupa el último puesto, con un solo punto conseguido. El único empate lo obtiene ante el Club Atlético Sportivo Avellaneda de la localidad de Villa Pobladora. Curiosamente este equipo, obtiene el título y como consecuencia asciende a Inetrmedia para disputar en dicha categoría el torneo de 1919 derecho que también obtienen Nueva Chicago y Del Plata. El resto fueron todas derrotas ante Estudiantes de Bernal; Sportivo Dock Sud; Boca Alumni; Talleres United -hoy Talleres de Escalada-; Wanderers; Bonaerense; Villa Real; Club A. Wilde y El Aeroplano -hoy Sportivo Alsina-; todas ellas en el marco de la zona C.

Para 1919, el paso mas trascendente en lo institucional es la adquisición de la primer cancha; la misma se situaba en la Av. Galicia al 700, esquina Humberto 1º en la barriada de Villa Porvenir. Estaba a media cuadra de la Sede; o sea el ya mencionado Bar – Café “Tito”, donde los días de partido se cambiaban los jugadores, cruzando luego la calle ya cambiados debido a que el field carecía de vestuarios. Como punto de referencia para llegar a la cancha, se daba la esquina de Av. Galicia y Av. Pavón, donde estaba la parada “La Mosca” del Tranvía Eléctrico del Sud. Desde este punto, la cancha estaba a pocas cuadras.

Este comienzo con tanto sacrificio rápidamente se vió recompensado, por que en este mismo año El Porvenir se consagra Campeón de Segunda División y asciende a la División Intermedia de la Asociación Argentina a la cual se había adherido tras la segunda gran separación del fútbol argentino entre Asociación Argentina y Asociación Amateur a mediados de 1919. El torneo que había comenzado el 16 de marzo, quedó trunco pero el 31 de agosto jugándose este día la fecha ocho que sería la última de la frustrada temporada; ya que trece equipos desertaron y conformaron la nueva entidad: la Asociación Amateur de Football. Luego se sumaron algunos mas en solidaridad con quienes primero habían decidido la separación; Racing Club; Independiente; Tigre; Estudiantil Porteño y River Plate.

BRUNO D´ALLO PARTICIPO DE LOS ASCENSOS DE 1919 Y 1920Volviendo a la Asociación Argentina, El Porvenir obtiene el torneo de Segunda ascendiendo a Intermedia tras superar a El Aeroplano en la vieja cancha del Club Atlético Lanús, sita en Margarita Weild y Gral. Deheza; en partido jugado el domingo 28 de diciembre de 1919. El Porvenir estableció notable superioridad ganando todos los partidos del torneo. Algunos de los jugadores que llegaron para la exitosa temporada del ´19 fueron: Juán Atanasio (Racing); Faustino Baygorria y Regino Aragón (los dos de Progresista); José A. Salerno y Bruno D´allo (ambos de Piñeyro); Carlos Sacarello (Independiente) y José Soria (Huracán). A los nombrados se sumaban Benavídez -arquero-; Nicolini; Gaete; Patana; Casal; A.Cherro; José y Lorenzo Bustince; R.Cherro; Tubio; Strimatter; Gelpi; García; Martínez, Cresta y Castro.

Como por aquel entonces la institución necesitaba hacer eparaciones impostergables en el campo de juego, comenzaron a sentirse serias dificultades económicas, pues la entidad necesitaba efectuar un fuerte desembolso de dinero para lograr que la cancha estuviera a tono con la nueva categoría. Se recurrió al apoyo del vecindario, el que respondió en forma plausible y amplia, sin reservas de ninguna naturaleza consiguiéndose el propósito propuesto: encarar el torneo de 1920 con mayor solidez.

En 1920, es decir al año siguiente de haber obtenido el ascenso a Intermedia, El Porvenir efectúa una campaña asombrosa, de la que se ocupó toda la prensa deportiva del país sin escatimar elogios. Le tocó integrar la zona sur junto a Sportivo Avellaneda; Club A. Piñeyro; Progresista -su rival de aquellos años-; Club A. Wilde; Argentino de Banfield y Centenario de Villa Turdera.

EL PORVENIR se consagra campeón de la zona Sur y debe jugar ante el Campeón de la zona Oeste (Compañía General Buenos Aires -hoy Lugano-) en una de las semifinales. Primero se enfrentó en cancha de Boca Juniors sita en Ministro Brin y Pérez Galdós -La Boca-; el domingo 28 de noviembre de 1920, igualando 0 a 0. Al domingo siguiente, 5 de diciembre, se realiza el desempate en Sportivo Barracas (Av. Vélez Sarsfield e Iriarte) venciendo EL PORVENIR 2-0. Ese mismo día Arg. Juniors dejaba en el camino a Sp. Avellaneda, en cancha de San Telmo -Azopardo y Garay- pasando ambos a la final. La final tuvo lugar el domingo 12 de diciembre en Sportivo Barracas, donde EL PORVENIR se impuso ante Arg. Juniors por 2 a 0 con goles de Lorenzo BUSTINCE alcanzando por primera vez en su corta historia la Primera División.

El barrio ese día estuvo de fiesta, la alegría se reflejaba en el rostro de todos los aficionados, jugadores y dirigentes, por la magnífica campaña realizada. Los nombres de aquella hazaña eran los de José Coll; Alberto Coll -ambos refuerzos provenientes de San Lorenzo- y Faustino Baigorria; Regino Aragón, Antonio Salerno y José Bustince; Bruno D´allo; Juan Tubio; Gumersindo Calvo; Lorenzo Bustince y E. Strimatter.

Este año además, EL PORVENIR se consagró Campeón de Segunda División, al vencer por el trofeo de Campeón a Sportivo Barracas en tres disputadas finales. Las dos primeras terminaron 0 a 0, y en la tercera EL PORVENIR venció por 1 a 0, con gol de Gumersindo CALVO -jugador que luego pasaría a Sportivo Buenos Aires-.

PIERDE EL ESTADIO

Pero la gran alegría por el título, se ve opacada por la no renovación del arrendamiento del field de Av. Galicia y Humberto 1º, dado que los lotes de la cancha fueron subdivididos y puestos en remate. El nuevo desafío hizo mover rápidamente a la dirigencia para adquirir las instalaciones del Club Sportivo Avellaneda, ubicada en Villa Castellino, donde jugaría el primer torneo de la Primera División disputado en el ´21. Realiza grandes modificaciones al estadio para ponerlo en condiciones, lo que significa un duro golpe a las finanzas del club, ya que insumieron grandes sumas de dinero.

Ya en el círculo mayor, la campaña del primer equipo vuelve a ser elogiosa, ya que obtiene un meritorio 4º puesto junto a Nueva Chicago entre las 10 instituciones participantes. Delante se ubicaron Huracán, Boca Juniors y Del Plata. La prensa vuelve a dedicar grandes espacios a la modesta entidad “Albinegra”.

Pero en 1922, la institución hace abandono del campo de juego. En esa misma zona militaba el Club Everton, que poseía su campo en las calles Pavón y Cabildo y la Comisión Directiva de El Porvenir hace activas gestiones consiguiendo del señor Antonio Gerli -inmigrante italiano- el arrendamiento de ese terreno. Para lograr dicho propósito, El Porvenir debe abonar la deuda que arrastraba el mencionado club por lo que debe nuevamente, realizar un importante desembolso de dinero. Pero esta erogación le permitió seguir participando en el círculo mayor junto a entidades de mucho arraigo en el deporte nacional. La Sede social, pasaba a ubicarse en Av. Galicia 490, en Villa Porvenir y en este año, se elije a Enrique De Roberts como presidente del club.

En lo futbolístico, baja la producción ya que se ubica 14º entre 17 equipos superando solamente a San Fernando; Progresista y Platense de Retiro. Por la 10º fecha, en Del Plata, El Porvenir visita a Boca Alumni empatando 0 a 0 con esta formación: Cándido Blanco; Serramía y Faustino Baygorria; Regino Aragón, José A. Salerno y Sacarello; Strimatter, Martínez, Soria, Sacarello y J. de la Cruz.

En los siguientes años donde se elevó considerablemente la cantidad de equipos del círculo superior, las campañas fueron cada vez mas meritorias ganándose el respeto de todos los elencos; 13º entre 23 equipos en 1923; 5º entre 22 en 1924 y 3º entre 23 en 1925 a solo 6 puntos de Nueva chicago y Huracán que desempataron por el título.

1926 – CAMBIO DE ASOCIACION

Pero este reconocido lugar sufrirá un retroceso, ya que la dirigencia decide desafiliarse de la Asociación Argentina abandonando el certamen de 1926 y pasarse a la Amateur emulando el accionar de muchas otras instituciones que ya lo habían hecho. El paso de entidad es contraproducente en lo deportivo ya que en el nuevo ente militaban equipos de poderío enorme y gran capacidad económica; pero en lo institucional comienza a ganar adeptos en forma sorprendente y una era de progresos sin precedentes lo que lleva a la institución a ocupar un lugar de privilegio en el concierto deportivo EL NEGRO DE LOS SANTOS CON SU TIPICA BOINA SE HACIA IMPARABLE PARA LOS DEFENSORES RIVALESdel país. Por otra parte, la realización de actos sociales y culturales, como también festivales deportivos encontraron franco apoyo en el vecindario y el club dió un gran salto en cuanto a prestigio, pues su nombre se ligaba a todos los ámbitos deportivos de la República.

Pero este rápido crecimiento sufrió un cachetazo inesperado por el accionar poco noble de quienes regían los destinos del fútbol, ya que ambas asociaciones deciden unirse en una sola; nombrando como único árbitro del problema al doctor Marcelo T. de Alvear que decreta que la entidad de Villa Porvenir pase a militar en la categoría B desde 1927. Injusticia enorme, ya que muchos clubes quedaron en primera aun sin el mérito de los dos ascensos seguidos que ostentaba El Porvenir.

Pero en 1927, nuevamente se sobrepondría a la adversidad ya que el espíritu de lucha de dirigentes y jugadores permanecía intacto. Ya que en esta temporada obtiene nuevamente el ascenso a la Primera División. Entre 18 equipos, El Porvenir obtiene el certamen con 58 puntos sobre 50 de su escolta, Argentino de Banfield. La espectacular campaña que lo devolvió a la A se compuso de 27 triunfos, 4 empates y solo 3 derrotas.

Para 1928, El Porvenir piensa intervenir con el mismo equipo que conquistó el torneo de 1927. Un miembro de la Comisión Directiva, expresaba en un medio de la época: “Fueron tan leales y disciplinados nuestros jugadores, tan decididos se mostraron siempre por prestigiar la insignia del Club y tantos esfuerzos han realizado, que eliminar a uno solo de ellos, constituiría una enormidad. Nada nos han solicitado nunca; nada les hemos dado. ¿Cómo desprendernos entonces de elemnetos tan apreciables? No podríamos hacerlo, sin incurrir en una felonía y una deslealtad. Algunos de ellos recibieron , en oportunidad, ofertas tentadoras para ingresar a clubes de la sección A, y no obstante ser muchachos jornaleros muchos de ellos, rechazaron el ofrecimiento y continuaron fieles a la institución que tanto los estima. ¿Cuántos habrían hecho otro tanto?”.

Pero también el club se ve abocado al problema de la cancha, nuevamente, pues el propietario de la cancha actual, resuleve su división en lotes, por cuya circunstancia, la Comisión alquila para 1928 el campo de Sportivo Barracas para hacer las veces de local. Entretanto, las autoridades disponen la realización de una obra de gran envergadura, una operación de responsabilidad enorme, pero que lleva a la práctica con éxito sin precedentes.

Se trataba de la adquisición por fin, de un campo de juego propio y que tras múltiples gestiones logra hacer suyo en la suma de 106.000 pesos de la época a pagar en cuotas mensuales. De inmediato se procedió a la construcción de las UNA ESCENA DEL ENCUENTRO QUE BOCA LE GANO AL PORVE 3 A 2 POR EL TORNEO DE 1930instalaciones pertinentes y en poco tiempo el field quedó en magníficas condiciones para ser utilizado. Pero para poder llevar a cabo esta obra nuevamente fue vitla el aporte desinteresado de todos los vecinos que otra vez respondieron ayudando al club de sus amores . . . Todo este esfuerzo se vio fortalecido por la gran actuación del elenco superior que acumulaba triunfo tras triunfo en cada nueva presentación y en dos años el sueño de la cancha propia había dejado de ser sueño. La inauguración del campo de juego, tuvo lugar el 16 de noviembre de 1930, por la 24º fecha del torneo, cayendo 2-4 ante Def. de Belgrano; consiguiendo los primeros goles del Porve en el nuevo campo Chozas y Naveira.

Las campañas del Porve en el círculo mayor del fútbol amateur fueron de regulares a buenas, con la salvedad de tener que jugar de prestado practicamente los tres años. Así se ubicó 23º entre 36 equipos en 1928; 9º entre 18 equipos en la zona impar de 1929 y finalmente 25º entre 36 equipos en 1930.

En 1931, al albinegro lo esperaría otro revés . . . pero eso ya es otra historia . . .

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *